Blog
nov 28

La inteligencia emocional como una nueva competencia clave, o la inteligencia emocional, ¿la clave para la sostenibilidad real?

¿Quién no sabe cómo se siente cuando tiene una discusión con un compañero de trabajo o un amigo? ¿O cómo se sentió cuando le trataron sin honestidad o respeto?

Bueno, eso es bastante fácil de imaginar. Y por lo tanto, también es fácil imaginar que si no tuviera ese argumento, no solo se sentiría mejor, sino que también tendría más energía y motivación para hacer las cosas, ¿no?

A nivel corporativo es bastante similar. Incluso las estadísticas muestran que muchos recursos se desperdician cada año a nivel corporativo para la resolución de conflictos, entrenamiento o incluso relaciones públicas debido a la mala reputación.

A nivel corporativo, muchos mecanismos ya han sido discutidos sobre cómo mejorar los procesos de gobierno y gestión para alinear los intereses de los gerentes, empleados con los intereses de los accionistas. Sin embargo, hoy en día, no solo tenemos que tener en cuenta a los accionistas, sino también a nuestros grupos de interés. Esto significa todos los grupos o personas que se ven afectados por nuestra actividad y acciones económicas. Entonces la imagen se vuelve cada vez más compleja cada día.

Dado que se desperdician muchos recursos debido al mal manejo emocional, no solo desde el punto de vista de las relaciones personales o la eficiencia, parece que las emociones son importantes. Especialmente en el contexto de la sostenibilidad y la responsabilidad social corporativa, parece que las emociones juegan un papel clave.

En 2018, una nueva investigación aporta una nueva luz interesante a esta situación. El título del artículo es “Inteligencia emocional como la salida del camino hacia el gobierno corporativo” por el profesor Luu Tong Tuan (Enlace al artículo original).

El resultado principal del estudio revela que “la inteligencia emocional es una rica red de sinapsis sociales entre los miembros para que la confianza, basada en el conocimiento o las identidades, crezca en sus almas. Por lo tanto, los comportamientos éticos que conducen al cumplimiento de la responsabilidad social empresarial (RSE) se activan.
En este contexto, la inteligencia emocional puede entenderse como tres habilidades principales:

  1. La capacidad de evaluar y expresar emociones en uno mismo y en otros
  2. La capacidad de regular las emociones en uno mismo y en otros; y 3. la capacidad de usar las emociones de manera adaptativa.

El autor argumenta que dentro de la empresa interactúan tres variables diferentes que al final hacen un buen gobierno o no. Las tres capas son emociones, confianza y buena conducta (RSE)

Fuente: Tuan, 2018

El argumento es que solo si en la primera capa, las emociones son correctas y se desarrolla la inteligencia emocional, la segunda capa puede funcionar de manera efectiva, es decir, confianza. Diferencian diferentes capas de confianza, por ejemplo la confianza hacia la organización, los líderes, los empleados o incluso los productos y servicios. Y finalmente la capa de responsabilidad social corporativa. Solo si las emociones y la capa de confianza funcionan armónicamente juntas, entonces el comportamiento de los empleados puede alinearse y ser responsable y ético.

Esto ahora es especialmente interesante desde el punto de vista del desarrollo organizacional. Sabiendo ahora que las emociones juegan un papel crucial en el buen funcionamiento de la empresa en general y particularmente si uno desea implementar una estrategia de RSE o criterios éticos. El artículo señala varios rasgos de una persona que están asociados con la inteligencia emocional.

 

 

Fuente: Tuan, 2018

 

Mirando la lista, uno puede obtener muchas ideas sobre cómo trabajar de manera diferente ahora y cómo desarrollar nuevas habilidades y capacidades. Lo que tal vez se desacelera falsamente como “habilidades blandas” (soft skills) ahora ya no parece ser tan suave. En cambio, la primera capa de inteligencia emocional es la partida hacia una buena conducta corporativa.

Al final, leyendo el artículo y reflejando mi experiencia personal en proyectos de sostenibilidad, solo puedo llegar a una conclusión: “La inteligencia emocional es el único camino hacia la sostenibilidad real”.

¡Déjennos saber lo que piensen al respecto y dejen un comentario en las redes sociales! Estén atentos para más materiales sobre el tema de la inteligencia emocional y para más lecturas sobre sostenibilidad, ética y vida saludable.

Deseándole un feliz día
Dr. Philipp B. Schuster

 

+++Recomendaciones (ENLACES AFILIADOS)+++

Para facilitarle y acompañarle en el camino hacia la sostenibilidad siempre dejamos alguna referencia a productos y servicios que consideramos útil.

También queremos ser transparente y mencionar que son enlaces afiliados que nos pueden generar ingresos a nosotros. Usando nuestro enlace nos ayuda en seguir produciendo recursos libres para disfrutar de un experiencia de sostenibilidad divertido y educativa.

Gracias por colaborar y plantar la buena semilla para la sostenibilidad junto con nosotros.

Libros:
Inteligencia emocional
https://amzn.to/2QxcSiN

La Inteligencia Emocional y Como Alcanzar la Maestría: 25 Formas Probadas De Mejorar Tus Habilidades Sociales Y Como Impulsar tu CE Para el Trabajo y la Vida
https://amzn.to/39ITW8f

“La economía del bién común” Libro de Cristian Felber:
https://amzn.to/2rBjuDa

“Marketing 3.0” libro de Philip Kotler
https://amzn.to/2EiyJn6

“Calcular tu huella de carbono”
https://amzn.to/36yTIxV

Abrir chat